Image Hosted by VIN-Curiosidades

   
 
  Guia de Resident Evil (Jill)

Guia solo con Jill Valentine

Mi nombre es Jill Valentine y llegué a la mansión junto con Barry y Wesker. Chris se había quedado por el camino, pero Wesker insistió en que no fuéramos a buscarle fuera, era demasiado peligroso. Wesker era el capitán del escuadrón Alpha. Nuestro misión primordial era ver que había sucedido con el resto del escuadrón Bravo. En plena discusión, sonó un disparo. Wesker nos mandó investigarlo... quién sabe, quizás era Chris o alguno de los chicos del grupo anterior. No lo pensé y me encaminé por un comedor hasta la siguiente sala. Barry se adelantó y descubrió un charco de sangre. Me mandó investigar los alrededores y entré por una puerta. Así, llegué hasta un salón de té donde vi algo horrible, me heló la sangre y aún me sigue dando pánico. Un ser humano, pero con horribles deformidades, se estaba comiendo a alguien. Pensé en sacar la beretta, pero creí que primero debía informar a Barry. Salí fuera y, justo cuando se lo iba a contar, el monstruo se aproximo y Barry lo abatió de tres disparos certeros. Ante aquello, volvimos al vestíbulo principal, pero allí no había nadie. Decidimos registrar el lugar y, al no encontrar a nadie, nos separamos. Regresé al salón de té.

El cadáver del suelo era de Kenneth Sullivan del escuadrón Bravo. Al parecer, no tuvo ninguna oportunidad. Le quité los dos cargadores de munición (Clip) y volví al vestíbulo principal, entrando luego por una puerta azul doble. Entré en un vestidor, con una estatua en el centro. Me fijé que arriba tenía una especie de pergamino. Apoyé unas escaleras cercanas y subí para cogerlo, era un mapa de la primera planta. Me hice con él y luego, en esa misma sala, empujé un estante para desvelar una sala escondida. Había un zombie en el suelo; no dude, le disparé y comprobé que aún le quedaba algo de vida. Cuando pereció, recogí una cinta de tinta (Ink Ribbon) de una estantería. Regresé al vestíbulo principal y subí al primer piso. En esta zona, había tres puertas, dos de ellas muy juntas. Entré por la que estaba más al fondo, de las dos más cercanas.

Avancé por el pasillo y, cerca de una puerta, encontré restos de sangre. Entré en la sala siguiente y vi el horrible cuerpo, muerto a picotazos, de Forest. De repente, varios cuervos se acercaron con malas intenciones. Recogí el bazooka que llevaba y salí corriendo. Regresé a la parte superior del vestíbulo principal y me fui por la puerta del otro lado, la que estaba sola. Me encontraba en la parte superior del comedor, donde dos zombies me esperaban ansiosos. Eliminé al de mi derecha con la pistola y al otro, simplemente me coloqué delante de una estatua y le acuchillé cuando le tuve cerca; él no pudo tocarme, se notaba que los zombies no era muy inteligentes. Con los dos zombies acabados, empujé la estatua y la tiré al comedor por un hueco en la barandilla. Se destrozó. Bajé y recogí una joya azul (Blue Jewel) que tenía la estatua. Regresé al piso superior, encima del comedor, y continué por la siguiente puerta. Había dos zombies cercanos, que eliminé rápidamente; y otro en el otro extremo del pasillo. Con los tres tumbados, bajé las escaleras. Abajo me esperaban más zombies. Los eliminé y entré por una puerta cercana a las escaleras.

Era una sala de grabación. Grabé mis progresos en una máquina de escribir cercana con la cinta de tinta y dejé ésta también en el baúl. Cogí algo de munición del baúl y salí.

Abandoné la sala y salí por la puerta del fondo. En la nueva sala, un pasillo con las paredes azules, había más zombies con los que batirse. Seguí por mi derecha hasta un crucé, del que salió otro zombie. Lo eliminé y entré por la puerta de esa bifurcación. Había una sala con una estatua de un tigre, con las cuencas de los ojos vacías. Decidí ponerle la joya azul y, de repente, la estatua giró y me mostró el blasón del viento (Wind Crest). Me acordé de que aún tenía una cuenca vacía antes de irme. Continué por ese pasillo hasta otra puerta cercana, que daba a una especie de dormitorio. Recogí la munición de encima de la cama y me acerqué al escritorio para examinar un libro, el diario del guarda. Justo entonces, un zombie salió del armario e intentó echárseme encima. Acabé con él y vi que, en el hueco del armario, había una caja de cartuchos (Shells) que dejé para más tarde, cuando consiguiera de algún lado una escopeta. Regresé al pasillo azulado y entré por la puerta de más al fondo, desatascándola y yendo a parar de nuevo al pasillo del salón de té. Desde aquí, fui a las puertas del fondo, a la puerta de color rojizo, pues la otra no podía abrirla aún.

Entré en una zona despejada, algo parecido a un bar. En un lateral, un armario ocultaba algo. Lo empujé y encontré una partituta (Music Notes). Regresé al comedor y me fijé en un emblema (Emblem) encima de la chimenea. Lo pude sacar y volví al bar. Yo sabía algo de música, así que toqué lo que ponía en la partitura. Me quedé muda al descubrir que esto activaba una habitación secreta. Entré dentro y encontré un emblema dorado (Golden Emblem) que, casi por instinto, cogí. Al cogerlo, la habitación se cerró. Coloqué en su lugar el emblema y la habitación volvió a abrirse.

Volví al comedor e inserté el emblema dorado en su hueco, encima de la chimenea. Un reloj de cuco se movió y dejó al descubierto un hueco que examiné, descubriendo la llave escudo (Shield Key). Regresé al vestíbulo principal y, de ahí, crucé la puerta azul hasta el vestidor, donde entré por otra puerta. La abrí con mi ganzúa. El nuevo pasillo, con una decoración curiosa en las paredes, tenía una curiosa forma de "L". Avancé y, por dos veces, me salieron dos perros furiosos -luego descubriría que se llamaban cancerberos- de las ventanas. Acabé con ambos y, a mitad del recorrido, vi un mueble algo inestable. Lo moví y debajo hallé munición. Seguí por la puerta del fondo.

Fui hasta el final, una puerta doble, que daba a una especie de pasillo trasero. Aquí, entré por una puerta a mi izquierda, que daba a una especie de galería. Estaba infestada de cuervos, pero decidí no disparar... de momento, estaban todos calmados. Había una serie de cuadros dispuestos según edades. Me pareció extraño que cada uno tuviera un botón, todos excepto uno grande que decía "De la vida a la muerte". Aquello me dió una pista: pulsé en orden los cuadros desde el más joven al más viejo, recién nacido (newborn baby), niño (infant), adolescente (lively boy), joven (young man), adulto (middle-age man) y anciano (old man). Por último, pulsé un botón de un cuadro que representaba la muerte. El cuadro cayó y de su interior surgió el blasón de la estrella (Star Crest). Salí de la galería y crucé una puerta gris anterior, que daba un pasillo con unas escaleras. También había un zombie, pero di buena cuenta de él. Debajo de las escaleras, además de una hierba verde (Green Herb) que me daba algo de salud y que podía mezclarse con otras plantas -rojas (Red Herb) para aumentar los efectos de la curación, o azul (Blue Herb) para curar el veneno-, encontré otra sala donde grabar mis progresos. Recogí el otro blasón y también el producto químico (Chemical). Deshice mis pasos hasta el pasillo trasero y entré por una puerta metálica rojiza. Daba salida a un pasillo entechado, donde un perro me esperaba ansioso. Le quité las ansias y fui hasta el final, donde había una especie de mecanismo. Para continuar por esa puerta, debía de insertar cuatro blasones. Puse los dos que ya tenía y regresé al pasillo azulado del primer piso.

Entré por la puerta que tenía justo al final del pasillo, una grisácea, que daba acceso a una especie de invernadero. Dentro, las ramificaciones de una planta o una monstruosidad cualquiera evitaban acercarme. Gracias al producto químico, contaminé a dicha planta. Recogí unas cuantas hierbas y me hice también con la llave armadura (Armor Key).

Con la nueva llave, fui al corredor cercano a la sala de grabación, hacia una puerta que no había abierto antes. Daba a una sala vacía donde sólo había una escopeta rota (Broken Shotgun). Regresé al pasillo hacia una puerta doble al final, pero entré justo por la que estaba en el lado opuesto. Entré en otra sala vacía -que tenía una peligrosa trampa- y me encaminé a la siguiente puerta. Llegué a una sala de estar, donde había una escopeta (Shotgun) en la pared. Me la llevé y dejé la otra, pues presentí que había un mecanismo -lo noté al coger la escopeta-.

INCISO: hay un rumor que dice que Jill entró antes en esta sala y que cogió la escopeta sin dejar el rota, por lo que se activó una trampa. Sin embargo, Barry la rescató...

Regresé al vestíbulo principal y subí al segundo piso, entrando luego por la primera de las dos puertas juntas, la que estaba a mi izquierda mirándolas de frente. Crucé la primera de las dos puertas y accedí a un pasillo en forma de "C". Había dos zombies, pero esos ya no eran problema para mi poderosa escopeta. Los freí y entré por unas puertas enormes de color azul. Entré en una especie de armería, una sala llena de armaduras antiguas. Dentro, me fijé en dos conductos de ventilación y un botón en el centro. También había dos estatuas que pude mover y que coloqué, una mirando a la otra, sobre los dos conductos. Hecho esto, me sentí seguro de pulsar el botón. Al hacerlo, un cristal bajó, en un estante cercano, y encontré el blasón del sol (Sun Crest). Salí de la sala y entré por la puerta del final, a una especie de biblioteca. Allí conseguí un libro de botánica. Salí por la puerta de enfrente e hice papilla a dos zombies peleones. Me encontraba encima de las escaleras en las cuales, debajo, había una sala de grabación de mis progresos. Continué y entré por la primera puerta que encontré, una que daba a una sala con la cabeza de un ciervo. Entré por la puerta de mi izquierda mirando al ciervo, hacia un estudio. Cerca de la puerta había un cristal con insectos. Lo miré detenidamente y encontré un interruptor. La sorpresa fue mayúscula cuando, al pulsarlo, un acuario se vacío de repente. Decidí mover ese acuario y luego un armario hacia el lado del acuario. Hallé un armario secreto que ocultaba unos cuantos cartuchos. Antes de irme, recogí el testamento del investigador del escritorio, con el cual me enteré en parte de lo que sucedía en aquel maldito lugar.

Regresé a la sala del ciervo y de allí a la otra habitación que no había examinado aún. Era un dormitorio, donde encontré un encendedor (Lighter) y algunos cartuchos para mi escopeta. Salí de allí y fui hasta la puerta del final, entrando en una sala con una chimenea y un cuadro en blanco en la parte superior. Encendí la chimenea y descubrí el mapa del segundo piso oculto en el cuadro. Volví por el anterior pasillo y, de ahí, fui hasta el que tenía forma de "C". Entré por la puerta que aún me quedaba por ver, un pasillo con un pilar. En un hueco encontré algunas hierbas verdes.

Pero al doblar la esquina, me encontré con Richard Eiken del equipo Bravo. Tenía una mordedura en todo el pecho, enorme... desde luego, se había topado con algo muy grande. Aún estaba vivo y me habló sobre una serpiente enorme. Había, además, un suero (Serum) que le podía ayudar en la sala de grabación. Corrí hacia allí para traérselo. Se lo apliqué, pero fue inútil y murió. Le cogí la munición de la chaqueta y crucé la puerta. Al otro lado, un zombie me esperaba con ganas de probar mi carne. Le di una ración de plomo y cayó. Subí unas pequeñas escaleras y abrí una puerta con una de mis llaves, la cual deseché; mas no entré por esa puerta y fui a examinar la de la esquina. Aquí había un pequeño comedor, pero la sala estaba muy oscura. Encendí unas velas con el encendedor y observé un armario que taponaba algo. Empujé dicho armario y descubrí una sala oculta, donde encontré unos cartuchos. En un armario del pequeño comedor, también descubrí algo de munición. Salí del comedor y entré por la puerta que había abierto antes. Ésta daba a un ático. Nada más moverme por el lugar, salió de un rincón una serpiente enorme. Se tiró sobre mí, pero la logré esquivar y fui hasta el rincón del que había salido. Recogí rápidamente el blasón de la luna (Moon Crest) y salí corriendo del ático, no sin recibir algún que otro mordisco. No llegué muy lejos, el mordisco de la serpiente inyectó veneno en mi cuerpo y me desmayé nada más bajar las pequeñas escaleras. Por suerte, Barry estaba allí cerca y me llevó a la sala de grabación, me curó mas no le vi. Me despedí de ella y salí de la sala.

Llevaba los otros dos blasones conmigo para ponerlos en el mecanismo del pasillo entechado. Así, tuve acceso al depósito, donde consiguí una manivela de punta cuadrada (Square Crank) con el apoyo de unas escaleras metálicas. Continué por el patio del jardín, donde tuve que defenderme de tres cancerberos más. Una vez muertos, cogiendo algunas hierbas que allí había, fui hasta un ascensor sin energía para coger el mapa del jardín. Después, seguí por las puertas de metal hasta una piscina. Estaba totalmente cubierta de agua y me imaginé todas las criaturas que en ese agua podrían estar esperándome. Sin dudarlo, fui por un lateral y, metiendo la manivela en un agujero, creé una catarata que me permitía el paso al otro lado. Pero tuve que darme prisa, pues varias serpientes pequeñas caían del techo con intención de comerme. Bajé por un ascensor hasta una catarata, donde había más cancerberos. Me deshice de ellos y seguí por el camino de piedra hasta otra puerta metálica. En un pasillo largo, me esperaban muchos más perros, así que di buena cuenta de ellos. La siguiente puerta me dio acceso a la cabaña del guarda. Nada más entrar, me encontré una estatua. Un poco más adelante había un agujero, del que, si me acercaba, salía una extraña garra para golpearme. Coloqué allí la estatua y entré por la primera puerta de ese pasillo. Aquí podía guardar todos mis progresos. Dejé la manivela y salí. Entré por una puerta numerada como 001, donde me esperaban dos zombies. Me encargué de ellos y entré en el baño. Otra bañera con un agua muy sucio fue mi objetivo. La vacié y dentro encontré la llave de la sala de control (Control Room Key). En el resto de la habitación hallé un libro rojo (Red Book). Lo cogí y dejé el libro rojo en el baúl de la sala de grabación y entré por la puerta del centro. Continué hasta una puerta, sin numeración, por la que entré. Estaba ahora en el pasillo de la colmena, lo llamé así porque había una gran colmena, con abejas asesinas, en un hueco de la habitación. Debajo de la misma estaba la llave del dormitorio (Dormitory Key), la cual cogí rápidamente y regresé por donde había venido, pues varias abejas salieron en mi búsqueda. Afuera, seguí más adelante hasta una puerta con el número 002 arriba y una estatua que, empujándola, me dio acceso a unas cuantas hierbas verdes. Entré en la sala 002 y rápidamente al baño, donde eliminé a otro zombie. Recogí la munición y volví al dormitorio, donde cogí un mapa y el informe de la Planta 42 -hablaba sobre una extraña mutación en un planta, que la había hecho enorme y con inteligencia, muy dura de pelar-. También había dos armarios que ocultaban algo, al moverlos supe que eran unas escaleras. Bajé por ellas.

Abajo, tuve que empujar tres cajas para poder pasar por el agua. Las dos primeras eran muy sencillas, pero la tercera tuve que empujarla en sentido contrario para pegarla a la pared y así poder moverla. La puerta del final estaba llena de agua y, al cruzarla, me fijé que toda la sala estaba llena. Pero no sólo de agua, también había una serie de peces, como unos tiburones -los neptune, supe después como se llamaban-, dispuestos a devorarme. Corrí hacia la puerta de la sala de control, donde una luz roja parpadeaba continuamente. Bajé una palanca para quitar el agua de todas las salas y pulsé un botón de la pared para abrir la sala de al lado. Esta sala era un arsenal, donde tomé toda la munición que pude llevar. Además, también recogí la llave 003 (003 Key) -al dorso estaba el número-. Afuera, al no haber agua, los peces no eran más que tristes pececillos. Regresé por donde había venido hasta el principio, donde había una puerta rojiza. Entré y ésta daba acceso al bar, donde había dos arañas gigantescas. Acabé con ellas y salí rápidamente, pues soltaban arañas chiquitillas. Al volver, ya no estaban. Recogí la munición y la cinta de tinta. En la mesa del billar había una extraña clave, una combinación. Salí de esa habitación y recogí el libro rojo y mucha munición y fui hasta el pasillo de la colmena. Entré en la sala 003 y, en el baño, acabé con un zombie y cogí la munición. Cerca de la cama hallé munición y, en el escritorio, una cinta de tinta. Después, me acerqué a la estantería y encontré el informe V-Jolt, que hablaba sobre un poderoso veneno. Vi que había un hueco, así que coloqué el libro rojo y se abrió un pasadizo. No me podía imaginar lo que había al otro lado.

Allí estaba la Planta 42. Era terríblemente enorme. Me mantuve pegado a la pared esquivando su apestoso ácido que soltaba tras un extraño ritual de manchas blancas. Tras unos cuantos disparos, la planta se arrugó.

Me acerqué a ella y me atrapó. Por suerte vino mi eterno salvador, Barry, con un lanzallamas y acabó con la maldita planta. Con la planta ya muerta, examiné la chimenea y hallé una llave casco (Helmet Key), que pertenecía a la mansión. Saliendo de la cabaña del guarda, estaba Wesker matando a unas abejas asesinas, el cual me ordenó regresar a la mansión y explorar las salas que aún no habían sido visitadas. Le obedecí y fui hasta el pasillo más allá del pasillo entechado... pero algo me seguía. Cuando me giré, un ser de aspecto horrendo, casi humano -era un cazador-, estaba a mi espalda. Estos seres eran terriblemente rápidos y podían decapitar a una persona de un solo golpe. Tuve que usar toda mi agilidad para acabar con él. Ya muerto, entré en ese pasillo por la única puerta que aún no había visitado, en la cual encontré munición para la mágnum (Mágnum Rounds) y un libro de la perdición (Doom Book 1). Examiné dicho libro y, en su interior, encontré la medalla del águila (Eagle Medal). Seguí y crucé la puerta gris, donde otro cazador ansioso me esperaba. Le machaqué y, antes de entrar en la sala de grabación bajo las escaleras, leí una nota de mi compañero que decía que me dejaba munición ahí dentro. Era cierto, cartuchos, balas y un spray de primeros auxilios (First Aid Spray) estaban en el suelo. Dejé la medalla del águila y las balas de la mágnum y volví al pasillo trasero. Entré por las puertas dobles y me encargué de otros dos cazadores. Seguí hasta la puerta de madera, un pasillo en forma de "L" estaba al otro lado, pero ahora estaba ocupado por dos arañas. Con rapidez, logré esquivarlas e ir a la siguiente puerta.

Volví al vestíbulo principal, subí al primer piso y fui hasta la parte superior del comedor. Dos cazadores estaban allí atentos. Eliminé al que estaba más cerca de la puerta y corrí hacia ella. Sin embargo, al cruzar la puerta, me encontré un cazador justo detrás. Con habilidad, acabé con él y luego disparé al otro, que estaba al otro lado de las escaleras y que fue fácil de eliminar. Tras eliminar a los cazadores, bajé rápidamente las escaleras.

Abajo había un cazador que también maté. Entré en la sala de grabación y grabé mis progresos, y subí las escaleras para entrar por una puerta que aún no había cruzado. Entré en una sala de trofeos, donde cogí algunos cartuchos y unas órdenes -donde me enteré de que Umbrella estaba detrás de todo esto y que estaba probando sus "mascotas" con los miembros S.T.A.R.S.-. Apagué la luz y me fijé en que le brillaba un ojo al alce. Empujé una escalerilla y le arranqué una joya roja (Red Jewel). Recordé la sala del tigre y que aún le faltaba un ojo, así que bajé al primer piso y fui hacia allí. En el pasillo azulado, dos cazadores, uno enfrente al llegar y otro en el hueco donde la sala del tigre, me esperaban. Eliminé al primero y al segundo le hice salir para volarle los sesos también. Entré en la sala del tigre y, al ponerle la joya, éste me dio una poderosa arma: el Colt Python -un arma de tipo mágnum-. En el invernadero, allí cerca, tenía algunas hierbas según recordaba. Volví al pasillo trasero y de allí, por la puerta gris, a las escaleras hacia el segundo piso. Recogí, antes, algo de munición y subí. Arriba había dos cazadores, pero no soportaron dos tiros de mi Colt Python cada uno. Corrí hacia la puerta y, de allí, fui a la sala donde obtuve el mapa del segundo piso, donde había una puerta que abrí con mi llave. Dentro, había más horrores...

Al entrar sólo había una chimenea, un piano y alguna que otra mesa. Toqué un poco el piano y de la chimenea salió una serpiente gigante. ¿Otra o era la misma de antes? No quería comprobarlo y saqué mi Colt Python. Tras unos cuantos disparos, la serpiente cayó y se deshizo. Había un agujero enorme en el suelo causado por la serpiente, que daba hacia una sepultura. Cuando iba a saltar, Barry se acercó y me echó un cable. Pero, una vez abajo, la cuerda se soltó y Barry desapareció.

INCISO: hay rumores también de que Jill nunca bajó, si no que salió de la sala y se encontró con Barry, quien le dio una contraseña para una puerta cercana a la sala de trofeos.

La tumba poseía un botón que, al pulsarlo, mostraba unas escaleras. Estaba en un complejo de túneles muy extraño. Eliminé a un zombie que merodeaba por el lugar y recogí unos grandes cartuchos. Seguí y dos zombies se comían a uno de ellos. Los eliminé y me hice con unas cuantas hierbas verdes. El siguiente lugar era una cocina. Al otro lado, un zombie en el suelo parecía estar aún con vida; le disparé. Muerto, subí en el ascensor y, arriba del todo, eliminé algunos zombies más. Entré por la primera puerta y recogí unos cartuchos y la batería (Battery). Entré, acto seguido, por una puerta azul más allá del ascensor. Dentro me esperaban dos zombies, uno a plena vista y otro entre dos librerías. Terminé con ellos, recogí algunas balas para la mágnum y unos recortes de periódico, que hablaban sobre los crímenes y la aparición de los S.T.A.R.S. Seguí por una puerta cercana hasta una estatua. Había también un busto con un botón. Lo pulsé y se encendió una luz con una placa en el suelo, donde coloqué la estatua. Se abrió una sala secreta que contenía un disco MO (MO Disk). Volví a la sala anterior y empujé un armario para hallar una sala oculta, con munición y una cinta de tinta; además, al acercarme a la ventana vi un helipuerto. Aquello me animó, así que bajé en el ascensor rápidamente y entré por la puerta opuesta de la cocina. Antes de poder llegar, un zombie apareció y se tiró encima mía. Le volé la cabeza y subí por las escaleras de dicha puerta. Abrí una puerta doble arriba y salí de nuevo al salón de té. Parecía que todos los caminos llevaba ahí.

Fui a la sala de grabación y cogí la manivela, la medalla del águila y la batería; más alguna arma potente. Fui al pasillo entechado y salí de nuevo por encima del cadáver de un cazador. Fui de nuevo hasta el ascensor, el cual no funcionaba sin una batería. Se la puse y subí. Arriba, usé la palanca para parar la cascada y volví a la sala de grabación para dejarla en el baúl. Hecho esto, bajé y fui hasta la cascada donde había unas escaleras. Me deslicé hacia abajo, una especie de alcantarillado muy extraño. Abajo, continué hasta una zona con un pozo en el centro. En un lado, había una maquinaria con un spray y unos cartuchos muy útiles. Bajé el pasillo y continué, encontrándome a Enrico. De repente, se puso muy nervioso y comenzó a hablarme de traidores y otros sucesos. Sin embargo, alguien le disparó antes y le mató. Recogí la munición de su chaqueta y salí. Afuera había dos cazadores, de los que di buena cuenta gracias al bazooka. Muertos, recogí otra manivela pero con cabeza hexagonal (Hex Crank). Seguí por la puerta contigua y eliminé más cazadores. Más adelante estaba una máquina de escribir donde grabar mis progresos, y más allá un panel en un muro. Me acerqué a la roca, pero no tenía muy buen aspecto, así que salí corriendo y, de repente, se desprendió y, si no hubiera sido porque me pude resguardar, me habría aplastado. De donde se había desprendido la roca, habían algunos cartuchos llamas. Fui y vi como la roca había hecho un boquete, por el que crucé y acabé con dos cazadores más. Había más puertas y, en una, apareció una araña gigante. Saqué el Colt Python y le hice unos cuantos agujeros. Una vez muerta, me fijé que la puerta estaba tapada por las telarañas de la araña. Usé un cuchillo que había cerca para quitárselas. Seguí hasta el final y entré en una sala de grabación. Grabé mis progresos y dejé algunos objetos inútiles como el recién adquirido cuchillo. Más tarde, me marché.

Seguí hasta la puerta del final, esquivando varias serpientes pequeñas, hasta el final. Llegué hasta otro panel, donde usé la manivela hasta dejar el hueco a mi izquierda, hallando una puerta secreta. Entré, subí y vi otra piedra. Corrí rápidamente hacia atrás porque ésta se desprendió y se me echó encima. Me resguardé y, una vez pasada la piedra, examiné el hueco hallando otro disco MO y un mapa. La piedra había creado otro boquete por el que accedí a una sala con una estatua y un panel. Acerqué la estatua hasta que quedara paralela a una baldosa iluminada y, luego, usé la manivela para activar un mecanismo que separó la estatua de la pared. La usé de nuevo y empujé la estatua hacia la baldosa. Así, logré el segundo libro de perdición (Doom Book 2), que, en su interior, contenía la medalla del lobo (Wolf Medal). Volví a la sala de grabación y dejé la manivela. Fui por la puerta que aún no había visto hasta un ascensor, que me llevó a una fuente. Coloqué ambas medallas en sus lados correspondientes y se abrió un mecanismo secreto que daba acceso a un laboratorio de armas químicas. Bajé por un ascensor dentro de la fuente y al bajar me encontré un baúl, donde cogí un arma potente. Seguí por la puerta y me encontré de nuevo -hacía mucho que no los veía- a tres zombies. Los despaché y fui hasta un escritorio, en un rincón, donde cogí un tercer disco MO. Bajé las escaleras metálicas y abajo me esperaban más zombies. Acabé con ellos y entré por la puerta más cercana a las escaleras. Encendí la luz y leí una carta de un tal John a Ada -ese nombre me sonaría más tarde-. De la carta obtuve varias claves. Después, observé un cuadro con varias palabras incomprensibles. Empujé un armario y descubrí un botón que activava una luz ultravioleta, que descifró las palabras del cuadro. Recogí algo de munición y unas hierbas y salí hacia otra puerta doble. Era un pequeño laboratorio con un ordenador. Lo activé e introduje como nombre de usuario -login- "JOHN" y "ADA" como contraseña. Así pude abrir las puertas de la zona B3. Después, al intentar abrir las de la zona B2, tuve que poner como contraseña "MOLE" -gracias a la carta y a las palabras descifradas del cuadro-. Hecho esto, recogí unas diapositivas (Slide Cartridge) y salí de la sala.

Subí de nuevo hacia arriba y entré en una sala de conferencias. Puse las diapositivas en el proyector y pude ver todos los engendros con los que había experimentado Umbrella: zombies, cancerberos, neptunes, cazadores... Harta de tanta escoria, recogí un documento sobre el sistema de seguridad. Tras leerlo, abrí un panel de la pared y pulsé un botón oculto para abrir un compartimento secreto donde estaba la llave del laboratorio (Lab Key). Regresé al piso de abajo y entré por una puerta con un símbolo rojo en el suelo. Nada más entrar, había un zombie que despaché muy a gusto. Otros se ocultaban en las esquinas, pero tampoco se me resistieron. Entré en la sala de grabación y cogí algunas balas para la mágnum y una hierba verde. Salí y me acerqué a una puerta doble un poco más atrás, donde estaba la sala de autopsias. Allí había un botón y dos respiraderos, además de algunos cartuchos y una hierba roja. Puse las dos cajas sobre los respiraderos y acerqué la escalerilla hacia un conducto de ventilación. Cuando llegué al otro lado, estaba en el depósito de cadáveres. Tenía el miedo de que alguno se levantase o, aún peor, que todos lo hicieran. Mas ninguno lo hizo. Utilicé uno de los discos MO en uno de los terminales para conseguir una contraseña. La guardé y recogí algunas balas de mágnum antes de irme hacia el complejo del generador, más al fondo. Al entrar me encontré con ciertos monstruos de laboratorio de aspecto siniestro. Con mucho cuidado, terminé con dos de ellos gracias a la mágnum. En un lateral había un terminal, donde activé la corriente. En esa misma sala, encontré una puerta que me llevaba a otra parte del complejo. Había más de esas criaturas, pero di buena cuenta de ellas. Usé otro de mis discos MO en el terminal y obtuve otra contraseña. Por otra puerta, llegué a la sala del generador principal, donde activé el ascensor en un ordenador. Hecho esto, volví a la sala de grabación y entré por la puerta cercana a las escaleras metálicas. En otro pasillo, entré por la puerta del medio y acabé con cuatro zombies desnudos. Me hice con un fax y usé el disco MO en el terminal para obtener la última contraseña. Salí de la sala y fui hasta el final, introduje las tres contraseñas de los tres discos y fui hasta una celda.

Me alegré mucho al comprobar que, al otro lado, Chris Redfield seguía con vida. Por desgracia, la puerta estaba cerrada y no podía sacarle de allí de momento. Regresé a la sala de grabación para anotar mis progresos y conseguir algo de munición y salud. Acto seguido, fui al ascensor, y apareció Barry. Charlamos y me acompañó. Subimos juntos y, arriba, nos encontramos con Wesker... y el cañón de su pistola. Era un traidor, nos había tendido una trampa a todos los S.T.A.R.S. Barry, sin embargo, estaba con él. Wesker había trabajado para Umbrella desde hacía mucho tiempo, pero fue expulsado y entró en los S.T.A.R.S. Tras la charla, Barry se marchó. Después, Wesker me llevó dentro de un laboratorio donde me mostró algo realmente horrible, la más horrible de sus creaciones: Tyrant. Tyrant era el arma biológica definitiva, muy resistente a cualquier tipo de armas. Wesker lo liberó, pero no contaba conque Tyrant le tomase como su primer objetivo... madre mía, lo dejó hecho trizas. El siguiente objetivo era yo, pero no me iba a poner tan fácil. Tyrant era lento y no corría, así que pude alejarme y endosarle muchos balazos de mi Colt Python desde lejos hasta que se derrumbó, aparentemente muerto. Recogí la munición del suelo, activé un terminal y salí. Bajé por el ascensor y volví a la prisión y rescate a Chris y con él subí hacia arriba hasta una puerta de emergencia, por la que nos fuímos. Por el camino, nos encontramos a Barry muy malherido... y murió.

INCISO: esta parte del informe es falso. Barry sobrevive, aunque quizás, si hubiera pasado lo que dice Jill, Barry hubiera muerto. Pero hay pruebas de que sobrevivió.

Escuché el mensaje apagado de Brad, que estaba por los alrededores con el helicóptero. Cogí la batería del suelo y la usé en el ascensor. Arriba, Chris se quedó atrás para cubrirme. Yo subí al helipuerto y cogí la bengala (Sparkler) e hice señales con ella para que el helicóptero bajase. Brad bajó y Chris y yo nos fuímos de aquel infierno...

INCISO: Barry también se marchó con ellos, que es otra de las posibilidades de los sucesos de la mansión.

Informe Biohazard
Jill Valentine

Gran juego, gran ambientación, gran sonido... grande, en total. Aquí tenéis la actualización de la guía que escribí el 12 de septiembre de 1998, ahora mucho más completa y con la solución para ambos personajes. Por cierto, si tenéis una Gamecube, no os podéis perder el remake que ha hecho Capcom de este juego para esta consola... sencillamente impresionante. Por cierto, soy SkaZZ y... nada.
Documento escrito el 13 de mayo del 2002 en HTML del bueno.

Resident Evil y Dino Crisis
 
Hola Es una pagina dedicada a todos los resident evil del mundo... Disfrutenla. GRACIAS A VARIAS PAGINAS NOS PRESTARON MATERIAL Y SE PUDO.

Se pide moderadores para mi web si quieren se admitiran 2 nada mas envien la firma. Los primeros dos la Agarraran.

VERSION 2.0
Publicidad
 
ResidentEvil y Dino Crisis
 
anuncios para empresas
ZOMBIS EN MI PAGINA
Agreganos en Favoritos
 
Agregar A Favorito
Noticias de la Pagina
 
Nueva Publicidad Gratis. Pincha Aqui

Nueva Etapa en Resident Evil y Dino Crisis llega su version 2.0 ve lo nuevo que viene cargado ahora mas facil y mas rapido de buscar tus cosas.
Noticias de Resident Evil
 
Muy Pronto!!!!!!!!!!!
 
Total 24499 visitantes¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=